Mujer es sanada de lepra después de recibir oraciones

63

Una mujer que presentó síntomas de lepra fue echada de su casa por su propio esposo y le impidió tener contactos con sus hijos.

Rabia a los 30 años bajo esta terrible enfermedad tuvo que hacer su vida apartada de sus hijos, de su pueblo y la civilización; con el pasar de los años la lepra ya se había extendido por todo su cuerpo. A los 56 años ya había perdido la punta de los dedos y las manos.

La vida para Rabia cambio cuando un grupo de misioneros entrenados para atender a pacientes con lepra y otras enfermedades visitaran la aldea de Rabia.

Al llegar a la casa de Rabia, los misioneros hablaron sobre el evangelio y el poder sanador de Jesús, mientras colocaban vendajes en las heridas cantaba alabanzas a Dios y oraban por ella  para su sanación.

Mientras escuchaban la palabra de Dios, Rabia decidió aceptar a Cristo y fue al servicio dominical el domingo, después de la invitación de los misioneros.

Ella decidió formar parte de cristo luego del milagro que había sucedido en ella ¡Jamás es tarde para conocer el amor de Dios!.

Deja tus comentarios