Hombre irrumpe una iglesia destruyendo todo a su paso y termina entregándose a Cristo

115

El joven Brenton Winn quien se mostró enojado con Dios bajo la influencia de las drogas, ingresó a la Iglesia Bautista Central de Conway, ubicada en Arkansas, destruyó numerosos equipos; y a cabo de seis meses después fue bautizado en el mismo lugar.

“Cuando comencé a entender cómo trabaja Dios, me di cuenta de que no elegí la iglesia esa noche. Dios me eligió a mí”, le dijo Winn a Baptist Press. “Si hubiera alguna otra iglesia, creo que estaría en prisión ahora”.

La vida de Brenton fue formada por una familia cristiana, pero se convirtió en un adicto a la metanfetamina cuando era un adolescente alejándose de Dios.

“Desde los 16 años hasta hace unos meses, mi vida no fue más que caos, intentos de suicidio y fracasos”, dijo el joven de 23 años.

En el año 2016, Brenton ingresó a un programa de recuperación cristiana de dos semanas; durante un año se mantuvo alejado de las drogas y consiguió un trabajo en una tienda. Pero volvió a su antigua adicción luego de que su primo se suicidara en 2017.

Hace unos meses atrás, este año, Brenton se encontraba sin hogar y frustrado con Dios, así que irrumpió en la iglesia drogado y destruyó artículos de la iglesia como computadoras portátiles, cámaras y otros dispositivos electrónicos.

El pastor Don Chandler decidió mostrar compasión, por lo que habló con el fiscal encargado del arresto de Brenton. “No se puede predicar algo durante 50 años sin practicar, especialmente frente a toda la iglesia”», dijo el ministro.

«Si no le hubiéramos mostrado gracia, todo lo que hablamos habría sido en vano. Simplemente era lo correcto. Este no era un criminal endurecido. Era un joven que había cometido algunos errores. Estaba tomando drogas y alcohol cuando hizo lo que hizo. Pero era alguien que podía ser rescatado», agregó Chandler.

Durante las siguientes semanas el pastor junto con dos abogados (entre ellos se encontraba el abogado de Brenton), discutieron las posibles maneras de ayudar al joven.

El juez encargado del caso dio dos opciones: el acusado podría ir a prisión por 20 años o tratar su adicción en Renewal Ranch, la cual es una casa de recuperación cristiana. Él decidió tomar la segunda opción.

Winn le entregó su vida a Cristo durante los estudios bíblicos en el lugar de recuperación; y decidió bautizarse en Baptist Church en uno de los servicios.

«Le di mi corazón a Cristo esa noche», dijo Brenton. «Pensé que era una coincidencia ir a la iglesia esa noche, pero ahora llamo a la confirmación de que Dios es real y Él contesta las oraciones. Lo que pesaba en mi corazón era que necesitaba una relación con Jesucristo».

«Estamos alentando a nuestros miembros a continuar orando por este hombre porque su historia no ha terminado», dijo el pastor Mike Lefler, quien realizó el bautismo del joven. «Y eso es cierto para todos nosotros. Dios todavía está escribiendo una hermosa historia de gracia en nuestras vidas».

Deja tus comentarios