Génesis 18:20-33

475
  1. que ahora voy allá, para ver si en verdad su maldad es tan grande como se me ha dicho. Así lo sabré.
  2. Dos de los visitantes se fueron de allí a Sodoma, pero Abraham se quedó todavía ante el Señor.
  3. Se acercó un poco más a él, y le preguntó: –¿Vas a destruir a los inocentes junto con los culpables?
  4. Tal vez haya cincuenta personas inocentes en la ciudad. A pesar de eso, ¿destruirás la ciudad y no la perdonarás por esos cincuenta?
  5. ¡No es posible que hagas eso de matar al inocente junto con el culpable, como si los dos hubieran cometido los mismos pecados! ¡No hagas eso! Tú, que eres el Juez supremo de todo el mundo, ¿no harás justicia?
  6. Entonces el Señor le contestó: –Si encuentro cincuenta inocentes en la ciudad de Sodoma, por ellos perdonaré a todos los que viven allí.
  7. Pero Abraham volvió a decirle: –Perdona que sea yo tan atrevido al hablarte así, pues tú eres Dios y yo no soy más que un simple hombre;
  8. pero tal vez falten cinco inocentes para completar los cincuenta. ¿Solo por faltar esos cinco vas a destruir toda la ciudad? y el Señor contestó: –Si encuentro cuarenta y cinco inocentes, no la destruiré.
  9. –Tal vez haya solo cuarenta inocentes. . . –insistió Abraham. –Por esos cuarenta, no destruiré la ciudad –dijo el Señor.
  10. Pero Abraham volvió a suplicar: –Te ruego que no te enojes conmigo por insistir tanto en lo mismo, pero tal vez encuentres solamente treinta. . . Y el Señor volvió a decirle: –Hasta por esos treinta, perdonaré a la ciudad.
  11. Abraham siguió insistiendo: –Mi Señor, he sido muy atrevido al hablarte así, pero, ¿qué pasará si encuentras solamente veinte inocentes? y el Señor respondió: –Por esos veinte, no destruiré la ciudad.
  12. Todavía insistió Abraham: –Por favor, mi Señor, no te enojes conmigo, pero voy a hablar tan solo esta vez y no volveré a molestarte: ¿qué harás, en caso de encontrar únicamente diez? y el Señor le dijo: –Hasta por esos diez, no destruiré la ciudad.
  13. Cuando el Señor terminó de hablar con Abraham, se fue de allí; y Abraham regresó a su tienda de campaña.
Deja tus comentarios