¿Qué situaciones nos afana?

- Advertisement -

Toda definición de Afán se acerca a la siguiente: «deseo ferviente que se experimenta con respecto de alguien o de algo, actitud de entrega a alguien o a cierta actividad con TODO interés, trabajo excesivo, solícito, congojoso».

Reflexiones Cristianas - ¿Qué situaciones nos afana?
¿Qué situaciones nos afana?

Existen muchas personas que desarrollan su vida al amparo de lo que establecen ésas definiciones; con deseos ferviente respecto a sus vidas personales o profesionales; completamente entregados a ciertas actividades y siempre trabajando en exceso, al límite, invirtiendo TODO en el empeño.

El Afán demanda importantes dosis de energía de las personas, y habitualmente enfoca ésa energía en el tratamiento de cosas específicas. La persona que se afana pierde, casi siempre, la visión completa de la situación.

La energía que consume el Afán es “sustraída” de la que se precisa para llevar adelante otras tareas, especialmente las vinculadas a procesos analíticos y reflexivos. El ser humano no tiene reservorios inagotables de energía; y aquella que dispone es utilizada con mucha rapidez por la persona “afanada”; de la misma manera que una “antorcha” quema rápidamente su combustible para proporcionar luz.

Semejanza entre un conductor y el afán

El Afán obliga a que una persona conduzca su vida como lo haría alguien con un automóvil sin embrague ni freno: extremando esfuerzos en los controles de la dirección y punto. El Afán impide que la persona se detenga a pensar en formas alternativas para responder a las circunstancias que se le presentan en la vida.

La palabra de Dios nos da un hermoso consejo y nos dice que por NADA estemos afanados, ansiosos, preocupados por las cosas de este mundo; sino que nuestras peticiones sean conocidas en oracion, en comunión con el Espíritu Santo y que seamos agradecidos para que su paz.

Guarde por completo nuestros corazones y pensamientos. No dejes pasar la oportunidad de mostrar cada día más tu identidad como un Hijo de Dios

Deje acá su comentario