¿Por qué oramos tan poco?

- Advertisement -

¿Por qué no nos gusta orar o por qué nos cuesta tanto orar regularmente? ¿Por qué las iglesias hablan tanto de la importancia de la oración, pero apenas oran? No es difícil descubrir por qué oramos tan poco. Veamos algunas de las causas más comunes de la falta de oración en nuestras vidas:

Reflexiones Cristianas - ¿Por qué oramos tan poco?
¿Por qué oramos tan poco?
  • Perdemos mucho tiempo en los entretenimientos humanos.
  • Por la pereza espiritual.
  • Porque tenemos poco desarrollado el hábito de orar a Dios regularmente.
  • Por nuestros estados de ánimo variables.
  • Muchas veces, también pensamos que la oración tiene pocos resultados y esto, en el fondo, es falta de fe.
  • Porque en realidad desconocemos el poder y el valor profundo de la oración.
  • Otro autoengaño es que hablamos de orar y pensamos mucho en la oración, pero no oramos casi nada.
  • Y además, hay muchos que se aburren orando y acaban hablando consigo mismos.

La Biblia es clara al decirnos que velemos y oremos en todo momento, porque la tentación va a estar allí; se te aparecerá en cualquier momento, y si no estás preparado para defenderte, entonces la tentación te arropará, y será muy difícil salir de ella.

Si la carne es débil pero el espíritu está dispuesto; oremos sin cesar, no nos cansemos y convirtamos la adoración en un estilo de vida genuino; convierte esa debilidad en una fortaleza para que cuando venga la ora de la prueba seamos encontrados fieles como obreros aprobados.

«Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, para que lo manifieste como debo hablar.» Colosenses 4:2-4. La carne te va a decir que no y el Espíritu que si, ¿Qué te conviene más? 

Deje acá su comentario