No te angusties por lo que ha de venir

- Advertisement -

«Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» Filipenses 4:13. ¿Hay circunstancias fuertes en tu vida?, el apóstol pablo nos enseña en la Palabra de Dios a caminar por encima de las dificultades; y saber que la verdadera felicidad la encontramos cuando avivamos nuestro gozo en medio de las pruebas, y cuando confiamos en Cristo.

Reflexiones Cristianas - No te angusties por lo que ha de venir
No te angusties por lo que ha de venir

El Dios altísimo es nuestro refugio y protección, por eso ningún desastre vendrá sobre nuestros hogares; Dios mismo les dirá a sus ángeles que nos cuiden por todas partes, Salmos 91:9-11.

Aprende a vivir bajo el refugio de Dios, y tu fe será sostenida por la experiencia que vivas cada día asegurado en los brazos del Padre; la abundancia, la protección y el cuidado de Dios estará siempre contigo. ¡Hasta un árbol tiene más esperanza! Si lo cortan, volverá a brotar y le saldrán nuevas ramas.

«Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; retoñará aún, y sus renuevos no faltarán.» Job 14:7. Quizás sientes desesperanza, por el dolor y la tristeza que puedas estar atravesando; pero la justicia de Jehová hará retoñar tus ramas y reverdecerá la esperanza de una vida plena llena de paz y gozo.

«Elevo mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra. El Señor no dejará que resbales; el que te cuida jamás duerme. Toma en cuenta que nunca duerme el protector de Israel.» Salmos 121:1-4.

Los problemas pueden parecer montañas enormes, que creemos son difíciles de subir, sin embargo, nuestra mirada debe elevarse a las alturas, y ver al creador de los cielos; quien no permitirá que muramos a mitad del camino, sino que nos toma con su diestra de Poder y da la salida a todo adversidad.

«¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.» Romanos 8:35,38-39.

¡Aférrate a las verdaderas promesas de Dios, El es real y su palabra nunca falla!

Deje acá su comentario