No se trata solo de aceptar a Jesús

- Advertisement -

Hoy te traigo un mensaje de parte de Dios, y como podrás ver hoy te vengo a hablar de tú salvación; el día de tu salvación es hoy y el día aceptable es ahora. «Porque dice: en tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.» 2 Corintios 6:2.

Reflexiones Cristianas - No se trata solo de aceptar a Jesús
No se trata solo de aceptar a Jesús

El tema principal en este versículo es la salvación, ya que cada uno de nosotros vamos a  Jesús para ser salvos, no para ser prospero; la prosperidad debe ser el resultado integral de la salvación. Por eso yo te hago la siguiente pregunta ¿Qué pasaría con tu alma si murieras hoy?.

¿Por qué te hago esta pregunta? te explico mejor, hoy en día muchas personas se afanan de lo que harán mañana y  se olvidan de los que dice la biblia. «No te jactes del día de mañana; porque no sabes qué dará de sí el día.»  Proverbios 27:1.

En otras palabras, esto quiere decir qué tu no sabes si realmente amanecerás vivo mañana; uno de los errores que muchas personas comenten, es posponer su salvación para un después o para un más tarde.

No uses tu edad como excusa 

Por ejemplo, los jóvenes consideran que están demasiado jóvenes, los profesionales consideran que están demasiado ocupado para hacerlo, los adultos creen que todavía les queda tiempo, las personas sociables consideran que es demasiado aburrido, y  los religiosos creen que es solo fanatismo hacerlo.

El tema de la salvación no es suficiente con el simple hecho haber aceptado a Jesús,  sino que es necesario aprender a vivir como él. Recuerda que no se trata de prepararnos para una eternidad, se trata de estar preparados para esa eternidad. Sin embargo, si seguimos posponiendo nuestra salvación para después, va a llegar el momento en el que sea demasiado tarde.

Ciertamente, para obtener nuestra salvación solo debemos hablar con Dios, acá puedes ver un ejemplo de ello  «Me arrepiento de todos mis pecados porque se que he fallado y te recibo como nuestro único y suficiente salvador de mi vida».

Una vez que le hayas abierto tu corazón, el Espíritu Santo habrá  hecho morada en el, y Dios habrá hecho morada en ti, porque recuerda que nuestro cuerpo es templo y morada de él. Y es a partir de ese momento que comenzaremos a gozar de nuestra vida eterna.

«¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.»  1 Corintios 6:19-20.

Deje acá su comentario