¡Los celos no son buenos!

- Advertisement -

Todos hemos sentido celos; eso parece indicar que, los celos son normales, en el sentido de que, sentir celos es la norma, es lo habitual. Pero el hecho de que todos suframos de celos, en mayor o menor medida, no me parece que los convierta en algo saludable.

Reflexiones Cristianas - ¡Los celos no son buenos!
Reflexiones Cristianas – ¡Los celos no son buenos!

Muchas veces, se dice que, un poquito de celos es bueno para las parejas, que le ponen picante; otras veces, se toma como, una demostración de amor, casi como si se dijera: “si no celas es que no amas de verdad”. Creo que es absolutamente posible amar sin celar; difícil pero posible.

Porque los celos, en verdad, no son una demostración de cuánto amas a tu pareja; sino de cuánto lo necesitas,  son dos cosas muy distinta. Cuanto menos celos haya entre ustedes, mejor va a ser el amor que se tengan. No hay celos buenos o, celos lindos que le hagan saber al otro que lo queremos.

Los celos son tóxicos por naturaleza, porque lo que proponen, es que tu pareja relegue sus cosas; que deje sus cosas, en función de mis propias necesidades o, de mis propios miedos. Es evidente que, no es un sentimiento que, esté movido por el amor. Son otras cosas las que están detrás de los celos.

Como son las inseguridades que, llevan al miedo de perder al otro, el orgullo de pretender ser irremplazable para ti; o incluso la envidia de que, tu puedas permitir de algunas cosas que yo no puedo. Pero de cualquier manera que sea, es importante comprender, que los celos son responsabilidad del que los siente, no del celado.

Ni tu, ni tu pareja pueden pedirse que, dejen de hacer cosas, porque se ponen celosos; no hay celos justificados. Debemos tratar de ver qué hacemos con los celos; pueden contarse lo que les pasa, pueden pedirse que se digan una y mil veces, las veces que se aman.

Pero, no pueden pretender que, alguno de los dos, deje de hacer lo que el otro quiere, para que no se sienta mal. La próxima vez, no reacciones, no pretendas calmar tu angustia, pidiéndole a tu pareja que, deje de hacer tal cosa. En lugar de eso, cuéntale lo que te pasa, cuéntale lo que sientes.

Deje acá su comentario