La mano de Dios

- Advertisement -

Dios es quien nos levanta cuando otras personas ni siquiera saben que hemos caído. Él conoce nuestro corazón, conoce nuestras fortalezas y debilidades y se da cuenta cuando llegamos a nuestro límite, antes que nadie.

Reflexiones Cristianas - La mano de Dios
La mano de Dios

Dios es el abogado que siempre ha estado de nuestro lado. Estuvo con nosotros en el momento en que llegamos a este mundo, estuvo presente cuando comenzamos a caminar, en nuestro primer día de escuela y cuando perdimos nuestro primer diente. Celebró el comienzo de nuestra universidad, nuestro primer trabajo y nos aplaudió cuando empezamos a seguir nuestro propio camino.

Fue él quien dio forma a cada parte de nuestro ser, desde los ojos hasta cada una de nuestras características de comportamiento. Es él quien  conoce  nuestros pensamientos y sabe todo lo que haremos, incluso antes de que decidamos en nuestras mentes.

El salmista David declaró: «Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre»Salmos 139:13.

Dios es nuestro mejor compañero en la vida, incluso cuando nos negamos a aceptarlo. Él es quien nos cuida y asegura que nuestros corazones sean sanados de todas las  heridas. Es él quien nos da la fuerza para levantarnos y enfrentarnos al mundo en nuestros peores días y es él quien nos presenta situaciones que transforman nuestra vida.

Dios es el amigo invisible. No podemos verlo, pero podemos sentir su fuerza. Nos da el coraje que necesitamos en tiempos de dificultad y la paz que nos hace vivir con más sentido.

Dios es quien toma nuestras manos en cada paso del camino. Él nunca nos dejará, porque su amor por nosotros es incondicional. «Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá»Salmos 27:10.

Deje acá su comentario