El retrato de un rey

- Advertisement -

Érase una vez un Reino; el rey solo tenía una pierna y un ojo, pero era muy inteligente y amable. Todos en su reino vivieron una vida feliz y saludable gracias a su rey; un día el rey caminaba por el pasillo del palacio y vio los retratos de sus antepasados.

Reflexiones Cristianas - El retrato de un rey
El retrato de un rey

Pensó que algún día sus hijos caminarían por el mismo pasillo y recordarían a todos los antepasados ​​a través de estos retratos; pero el rey no hizo pintar su retrato. Debido a sus discapacidades físicas, no estaba seguro de cómo resultaría su pintura. Así que invitó a la corte a muchos pintores famosos de él y de otros reinos.

El rey luego anunció que quería que se colocara en el palacio un hermoso retrato hecho de él mismo; cualquier pintor que pueda realizar esto debería presentarse. Será recompensado según el resultado de la pintura. Todos los pintores empezaron a pensar que el rey solo tiene una pierna y un ojo.

¿Cómo se puede hacer muy hermosa su imagen? No es posible, y si la imagen no se ve hermosa entonces el rey se enojará y los castigará; entonces, uno por uno, todos empezaron a poner excusas y cortésmente se negaron a hacer una pintura del rey.

Pero de repente un pintor levantó la mano y dijo: «Haré un retrato muy bonito de usted que seguro te gustará»; el rey se alegró al escuchar eso y otros pintores sintieron curiosidad. El rey le dio el permiso y el pintor comenzó a dibujar el retrato.

Luego llenó el dibujo con pinturas. Finalmente, después de mucho tiempo, dijo: «el retrato estaba listo»; todos los cortesanos, otros pintores, estaban curiosos y nerviosos pensando: ¿Cómo puede el pintor embellecer el retrato del rey porque el rey tiene una discapacidad física? ¿Y si al rey no le gustó la pintura y se enoja? Pero cuando el pintor presentó el retrato, todos en la corte, incluido el rey, se quedaron atónitos.

El pintor hizo un retrato en el que el rey estaba sentado sobre el caballo, sobre el costado de una pierna, sosteniendo su arco y apuntando la flecha con el único ojo cerrado. El rey estaba muy contento de ver que el pintor había hecho un hermoso retrato ocultando hábilmente las discapacidades del rey. El rey le dio una gran recompensa.

Para crear la obra maestra, este pintor solo agregó un poco de sabiduría e inteligencia a su trabajo. Decidió mostrar la parte positiva y las habilidades que tenía el rey. Con este trabajo, mostró a los que estaban alrededor que siempre hay una manera de hacer las cosas y también hizo que el rey tuviera más confianza en sí mismo.

Buscar la presencia de Dios y obedecer su palabra nos da la sabiduría, la inteligencia y la creatividad; «El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza» Proverbios 1:7.

La sabiduria la necesitamos no solo para vivir nuestra vida de acuerdo con la voluntad de Dios, sino para disfrutarla al máximo mientras estamos en la tierra. Porque las virtudes nos ayudan a ser una fuente de aliento para los demás cuando las usamos de la manera correcta.

Deje acá su comentario