El propósito de Dios

- Advertisement -

Es muy  importante que te preguntes cuál es el propósito de Dios para ti. Dios  te anima a seguir adelante, te concede su favor, su bendición, te da aliento para que sigas adelante, tengas éxito en todos sus propósitos para tu vida, y  te llama según su propósito.

Reflexiones Cristianas - El propósito de Dios
El propósito de Dios

Su propósito es eterno, pero se manifiesta en lo temporal, él quiere guiarte, consolarte, dirigirte y usar tu vida. «Conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él» Efesios 3:11-12.

El propósito de Dios en nuestras vidas es mucho más importante que las posesiones y propiedades; tener más con lo que vivir no es sustituto de tener más por lo que vivir.

Dios tiene un propósito específico para ti; además, la voluntad general de Dios para nosotros se nos revela en la Biblia, allí Dios nos dice lo que quiere para ti y para todo el mundo.

Hoy en día, hay muchas personas cristianas que no saben cuál es el propósito de Dios para sus vidas, y este problema se ve directamente en el estancamiento de muchas iglesias, ya que  los cristianos no hallan el motivo por el cual están dentro de una iglesia.

Es decir, están en una vida de religiosidad sin dar fruto alguno en ningún momento, por ende la iglesia a la que asisten no crecerá nada, sin importar cuanto se esfuercen los pastores y líderes.

6 cosas que deber tener en cuenta

 1. La habilidad o don que Dios nos ha entregado: La biblia nos dice que Dios nos ha dado diferentes talentos y dones. «Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere» 1 Corintios 12:11.

2. Ser conocidos y conocerlo a él: El propósito de Dios para todos nosotros es ser conocidos por él y conocerlo a él «Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.» Salmos 139:1.

3. Ser bendición para otros: Dios mismo quiso que cada uno tenga diferentes dones y talentos; estos nos fueron entregados por medio del Espíritu Santo de modo que cada uno de nosotros pueda ser útil para Dios en alguna cosa específica.

La  razón por la que les digo esto es porque una persona necesita saber cuál es su habilidad, talento o don para así poder encaminarse a cumplir su propósito. Pero el hecho que tengas un talento o don y lo estés utilizando no determina directamente que ya estas cumpliendo tu propósito.

Ya que muchos tienen dones y talentos que si están usando, pero lo están usando mal; así que tienes que tomarte un tiempo para analizar si el don que tienes está siendo de bendición para los demás o no. Y si no está siendo de bendición para otros pues tendrás que encaminar bien tu don o talento, para que sea de bendición para otros.

4. Ser amado y amar para siempre: Cuando pones tu fe en Jesucristo eres hijos de Dios «Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. » 1  Juan 5:1.

Te conviertes en un hijo de Dios; él te ama mucho más de lo que los progenitores humanos aman a sus hijos. Cuando pasas a ser hijo de Dios recibes la vida eterna «El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.» 1 Juan 5:12.

Acá recalca 6 punto importantes:

      • Fe: Un cristiano es una persona que pone su fe en Jesús.  «Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.» 1 Juan 5:4.«¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?» 1 Juan 5:5.
      • Amor: La prueba de la verdadera fe es el amor, amor por Dios, amor por Jesús, y amor por los demás. La fe se expresa en el amor.
      • Obediencia: Este amor no es simplemente un sentimiento; conlleva acción a la obediencia a los mandamientos de Dios. «Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.» 1 Juan 5:3.
      • Agua: En el bautismo de Jesús, Dios testificó que «Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.» Mateo 3:17. El sacramento del bautismo se centra en el agua.
      • Sangre: La sangre de Jesús derramada en la cruz por ti, es el segundo testimonio. Jesús vino mediante agua y sangre.«Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.» 1 Juan 5:6.
      • Espíritu: El espíritu santo da testimonio en nuestros corazones de que Jesús es el hijo de Dios.

5. Ser bendecido y bendecir: Dios te bendice para que puedas ser bendición para los demás. El propósito de Dios para ti no es que te quedes sentado esperando que Jesús redima el mundo, sino que tu vida marque la diferencia ahora.

6. Esforzarnos por buscar nuestro propósito: Hay un gran problema que tienen muchos de los cristianos que si saben que tienen un propósito de parte de Dios, y este problema radica en que ellos están esperando que Dios personalmente les diga que es lo que tienen que hacer o están esperando que Dios les revele a través de un sueño, visión o profecía.

Claro está, que Dios puede darnos visiones, sueños o palabras a través de una profecía; mas esto es algo que en muy pocas ocasiones se da, ya que la voluntad de Dios es que tú te esfuerces buscando cuál es tu propósito en esta tierra.

Para que tú sepas cuál es tu propósito dentro de esta tierra tienes que buscarlo intentando muchas cosas; pues solo el que busca puede hallar. «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.» Mateo 7:7.

Deje acá su comentario