Devolviendo el amor

- Advertisement -

Hoy en dia, podemos ver como personas mayores de edad caminan solos, y sus familiares los hacen a un lado; es por ello que en esta oportunidad, quiero compartir la Carta de un Padre a su Hijo, la cual espero nos ayude a cambiar ciertas actitudes.

Reflexiones Cristianas - Devolviendo el amor
Reflexiones Cristianas – Devolviendo el amor

Es momento que empecemos a valorarlos, honrarlos como ellos se merecen, y como Dios nos manda; ahora bien, sabemos que en ocaciones se vuelve extresante cuidar de una persona mayor de edad, pero dedemos hacer lo posible por tener paciencia y comprender.

Si tienes que estar al pendiente de un familiar que sea mayor de edad, y se pone extresante, al punto que no sabes que hacer, te aconsejo que le pidas a Dios ayuda para pasar esa prueba; recuerda mas allá de que Dios pruebe nuestra obendiencia, forman parte de nuestra familia, y en algun momento cuidaron de ti sin poner excusas.

«Si llego a derramar comida sobre mi camisa y olvide como atarme los zapatos, recuerda las horas que pasé enseñándote a hacer las mismas cosas. Cuando converses conmigo y repita la misma historia no me interrumpas y escúchame.

Cuando eras pequeño, tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerraras tus ojitos. Si hago mis necesidades frente a otros, no me avergüences, no tengo culpa de ello, no puedo controlarlo, piensa cuantas veces te ayude de niño.

No me reproches porque no quiera bañarme; recuerda los mil pretextos que inventaba para hacer más agradable tu aseo. Acéptame y perdóname ya que el niño, ahora soy yo…

Cuando me veas inútil e ignorante frente a todas las cosas que ya no podré entender; te suplico que me des, todo el tiempo que sea necesario para no lastimarme.

Siempre participe en la educación que hoy tienes, para enfrentar la vida tan bien como lo haces; y si fallan las piernas por estar cansadas, dame una mano tierna para apoyarme, como lo hice yo cuando comenzaste a caminar, con tus débiles piernitas.

No te sientas triste o impotente por verme como me ves, dame tu corazón, compréndeme, de la misma manera como te he acompañado en tu sendero, acompáñame a terminar el mío.

Dame amor y paciencia, que yo devolveré gratitud y sonrisas con el inmenso amor que tengo por ti. Piensa que con el paso que me adelanto a dar, estaré construyendo para ti, otra ruta de amor, en otro tiempo…»

Deje acá su comentario