¿Cuál es la principal diferencia entre el cielo y la tierra?

- Advertisement -

La principal diferencia, entre el cielo y la tierra, es que este mundo esta corrompido por el pecado; pero el cielo no. El pecado del hombre impregna la tierra; más la gloria a de Dios perfecciona el cielo. Dios creo la tierra y se la dió a la raza humana para cuidarla y disfrutarla.

Reflexiones Cristianas - ¿Cuál es la principal diferencia entre el cielo y la tierra?
Reflexiones Cristianas – ¿Cuál es la principal diferencia entre el cielo y la tierra?

Sin embargo, en vez de obedecer las instrucciones de Dios, acerca de las cosas de la tierra. Adán y Eva decidieron escuchar a Satanás y hacer lo único que Dios les había prohibido hacer. Su desobediencia, su rebelión contra Dios maldijo a la tierra y los separó de la comunión con Él.

“Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”, Romanos 5:19. Como resultado, la enfermedad del pecado se ha transmitido a cada generación. La Biblia dice, “Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra», Génesis 6:12.

Pero, su amor es tan poderoso y grande que, Él preparo un camino para que la maldición del pecado fuera quitada. Es decir, la culpa que tiñe nuestros corazones y corrompe nuestro mundo. Dios crucifico el pecado en la cruz, mediante la sangre de Cristo, que nos remedio de la pena del pecado.

Él murió en nuestro lugar, cargando sobre si el juicio que merecíamos, para presentarnos sin mancha a su Padre en el cielo. Jesucristo, es el salvador del mundo, porque Él es el único que puede unir la brecha entre el cielo y la tierra.

Es difícil para nosotros admitirlo, pero somos pecadores por nacimiento, pecadores por elección y pecadores por la práctica. La buena noticia es que Dios ha preparado un camino para que seamos salvos  por su gracia «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» Efesios 2:8-9.

Jesucristo vino a esta tierra infestada de pecado por una razón; para hacer que sea posible nuestra salvación eterna. Y eso hace que todo sea diferente para Dios en el cielo y para nosotros en la tierra.

Deje acá su comentario