«Apacienta mis ovejas»: Mensaje de Dios a Denzel Washington

- Advertisement -

Denzel Washington fue uno de los oradores destacados en «The Better Man Event» organizado por la Primera Iglesia Bautista de Orlando (Florida) el pasado sábado.

Mensaje de Dios a Denzel Washington
Mensaje de Dios a Denzel Washington

Asistió como ponente principal, junto con el futbolista Ricardo Kaká, el cantante ganador de un Grammy Toby Mac, el pastor y escritor Ar Bernrad, y el campeón de las 500 Millas de Daytona en 2021 Michael Mcdowell.

Durante la conversación de casi 30 minutos reveló a su mentor espiritual, el pastor AR Bernard (pastor principal del Centro Cultural Cristiano en Brooklyn, Nueva York), la respuesta y mensaje que constantemente ha estado escuchando de Dios en este último tiempo.

«A los 66 años, preparándome para los 67, después de enterrar a mi madre, le hice una promesa a ella y a Dios, no solo de hacer el bien, sino de honrar a mi madre y mi padre por la forma en que vivo mi vida. El resto de mis días en esta Tierra. Estoy aquí para servir, para ayudar, para proveer», compartió Washington en la conferencia de hombres cristianos.

«En cada oración, todo lo que escucho es: ‘Apacienta mis ovejas’. Eso es lo que Dios quiere que haga», compartió el actor. Agregó, «Lo que descubrí en los últimos años es que hay todo tipo de ovejas. Por eso hablo con pastores experimentados para que me ayuden a guiarme».

«El mundo ha cambiado. ¿Cuál es nuestro papel como hombre? La fórmula de John Wayne no encaja en este momento. Pero la fuerza, el liderazgo, el poder, la autoridad, la guía y la paciencia son un regalo de Dios para nosotros como hombres. Tenemos que valorar eso, no abusar de ello», aconsejó el actor.

Sus papeles en el cine y su vida real

Durante el coloquio, Washington se sinceró que frente a sus personajes redentores en la pantalla, en su vivencia personal ha librado sus propias batallas para seguir a Jesús.

«Lo que interpreté en las películas no es lo que soy, es lo que interpreté», enfatizó. «No me voy a sentar o pararme en ningún pedestal y darte lecciones. Porque la verdad es que, en todo mi proceso a lo largo de 40 años, realmente estuve luchando por mi propia alma».

«[La Biblia] dice que en los últimos días nos convertiremos en amadores de nosotros mismos. La fotografía número uno ahora es una selfie. Así que todos queremos liderar. Estamos dispuestos a hacer cualquier cosa, mujeres y hombres jóvenes, para ser influyente … La fama es un monstruo y todos tenemos estas escaleras y batallas, caminos que tenemos que caminar en nuestras vidas. Ya sea usted famoso o quienquiera que esté escuchando, todos tenemos nuestros desafíos individuales», continuó Washington.

La fórmula del éxito

Denzel pasó a compartir una guía para los hombres que buscan el éxito.

«Quédate de rodillas. Escucha a Dios. Espero que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables a los ojos de Dios, pero soy humano. Lo que poseo no me mantendrá en esta Tierra ni un día más. Comparte lo que sabes, inspira a quien puedas, busca consejo. Si quieres hablar con alguien, habla con el que pueda hacer algo para ayudarte de verdad. Desarrolla constantemente esos hábitos».

A lo largo de su discusión, Washington citó con frecuencia cosas que aprendió sobre Dios de su pastor Bernard.

«El miedo no es más que fe contaminada», dijo Washington, haciéndose eco de un comentario anterior de Bernard. Luego agregó: «Ejercita tu fe cada dia. Aunque falles, o a veces desees darte por vencido».

Washington concluyó su charla llena de fe señalando que, aunque tiene dinero y fama, lo que ha descubierto es que siempre hay que dejar «espacio para aprender».

Una profecía marcó su vida

En una entrevista con The Christian Post en 2017, Washington compartió parte de su testimonio cristiano, diciendo que cuando tenía 20 años, «se profetizó que viajaría por el mundo y predicaría a millones de personas. Y así ha sido».

«Mi madre, cuando tenía 59 años, me dijo: ‘Denzel, haces mucho bien. Tienes que hacerlo actuar de la manera correcta y sabes de lo que estoy hablando'», continuó Washington. «Ya no bebo; no hago ninguna de esas cosas adictivas. Me encanta el mensaje del Evangelio, en la medida en que lo sé, ¡y no tengo vergüenza ni miedo de compartirlo!»

«Así que no hay que tener miedo ni vergüenza de compartir el Evangelio de la manera en que su generación millennial sabe hacerlo», le dijo al reportero de CP en ese momento.

Deje acá su comentario