Sin Dios, somos cero, con Dios, somos más