Pastor relata como su hijo fue salvado a causa de una alabanza a Dios

307

El hijo de un pastor recibió la sanación de Dios, tras ser contagiado con el Virus de E-coli, esto le afectó gravemente sus riñones dejándolo al borde de la muerte.

Los padres del niño, Joel y Janie Taylor, Pastores de Bethel Music, llevaron urgentemente a Jaxon de 3 años a un hospital donde estuvo en terapia intensiva a causa de su estado de salud. “Por un momento pensé que estaba perdiendo a mi hijo. Aunque pase por eso, no sé si me va a tocar de nuevo”, dijo Janie, recordando el momento cuando su hijo fue internado.

Esto ocurrió en los días previos a Navidad, donde rápidamente solicitaron la ayuda en oración de su iglesia y hermanos de fe, donde sus amigos más cercanos enseguida respondieron, “Sólo sentí que aquel gigante de la incredulidad estaba delante de mí y yo pensé: ‘Jaxon va a morir esta noche. No vamos a ver el milagro”, dijo Jonathan David, amigo de la pareja.

Asimismo, David compuso una canción de victoria basada en este proceso que no fue fácil, “Mientras ese gigante quedaba a mi frente, de repente, de mis entrañas, esa canción empezó a salir”, dijo citando frases de la canción como “Yo levanto un grito de aleluya en la presencia de mis enemigos. Mi arma es una melodía “y” el cielo viene a luchar por mí “, empezaba a escribir Jonathan y cuando estuvo lista, se la envió a los Taylor  y Jaxon podíoa escucharla desde la cama del hospital.

Luego de que el niño no caminara ni hablara, escuchando la canción y proclamando estas palabras, Jaxon empezó a sanar rápidamente hasta obtener el alta médica en menos de lo que sus padres creían;  los padres Taylor dicen que esta alabanza fue como un instrumento de Dios para salvar la vida del niño.

“Nuestro hijo fue milagrosamente curado y hoy está perfectamente sano. Para nosotros, la victoria se convirtió en una declaración de verdad sobre la falta de esperanza, una declaración profética en la tempestad de la adversidad y un grito de guerra ante lo imposible. La batalla pertenece a nuestro Dios. y nuestro Dios es victorioso! “, concluye Joel Taylor.

Deja tus comentarios