¡Lo que buscamos!

372

El tamaño de nuestros problemas es determinado no solo por cómo los vemos, sino por lo que buscamos en la vida. Una vez más, el problema no es el problema. Los problemas vencen cuando nos falta un propósito en la vida. Las personas que apuntan a una meta determinada no permiten que los problemas las desvíen de su meta. Si tienen suficiente pasión por alcanzarla, la alcanzarán.

La noche anterior al primer partido del fútbol que jugó mi hijo, su entrenadora hizo sentar a todos los niños y les dijo: “En realidad no me interesa que ganemos este año; me interesa en que ustedes aprendan a jugar al futbol; que aprendan las reglas, los pasos fundamentales”. Yo entendí lo que ella quería decir, pero me sentí tan orgulloso cuando mi hijo exclamó: “Pero, señorita, ¡yo quiero ganar!” Mi último consejo para él fue que tomara la pelota y saliera a hacer un gol.

Las personas que permiten vez tras vez que los problemas los saquen de su curso no tienen un propósito claro en sus vidas. Cuando tenemos un propósito, cuando realmente buscamos y deseamos lo mejor de la vida, nuestros problemas se hacen cada vez más pequeños. Así funciona: a medida que crece nuestro propósito, los problemas se empequeñecen. En la medida que se empequeñece nuestro propósito, los problemas crecen.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios