Génesis 17: 18-27 / 18:1-6

529
  1. Entonces le dijo a Dios: ¡Ojalá Ismael pueda vivir con tu bendición!
  2. y Dios le contestó: –Lo que yo he dicho es que tu esposa Sara te dará un hijo, y tú le pondrás por nombre Isaac. Con él confirmaré mi alianza, la cual mantendré para siempre con sus descendientes.
  3. En cuanto a Ismael, también te he oído, y voy a bendecirlo; haré que tenga muchos hijos y que aumente su descendencia. Ismael será el padre de doce jefes importantes, y haré de él una nación muy grande.
  4. Pero mi alianza la mantendré con Isaac, el hijo que Sara te va a dar dentro de un año, por estos días.
  5. Cuando Dios terminó de hablar con Abraham, se fue de allí.
  6. Ese mismo día Abraham circuncidó a su hijo Ismael, y circuncidó también a todos los siervos nacidos en su casa y a los que había comprado con su dinero. Todos los hombres que vivían en su casa y le servían, fueron circuncidados, tal como Dios se lo había ordenado.
  7. Abraham tenía noventa y nueve años, y su hijo Ismael trece, cuando se les circuncidó la carne del prepucio.
  8. (TEXT OMITTED)
  9. Abraham y su hijo Ismael recibieron el rito de la circuncisión aquel mismo día,
  10. junto con todos los hombres de su casa, lo mismo los siervos nacidos en su casa que los que habían sido comprados por dinero a los extranjeros.

Génesis 18:1-6

Promesa del nacimiento de Isaac

  1. El Señor se le apareció a Abraham en el bosque de encinas de Mamré, mientras Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda de campaña, como a mediodía.
  2. Abraham levantó la vista y vio que tres hombres estaban de pie frente a él. Al verlos, se levantó rápidamente a recibirlos, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente,
  3. y dijo: –Mi señor, por favor le suplico que no se vaya en seguida.
  4. Si a usted le parece bien, voy a pedir un poco de agua para que se laven los pies y luego descansen un rato bajo la sombra del árbol.
  5. ya que han pasado por donde vive este servidor suyo, les voy a traer algo de comer para que repongan sus fuerzas antes de seguir su camino. –Bueno, está bien –contestaron ellos.
  6. Abraham entró en su tienda de campaña y le dijo a Sara: –¡Rápido! Toma unos veinte kilos de la mejor harina y haz unos panes.
Deja tus comentarios