El argumento basado en la naturaleza de la iglesia.

491

El acuerdo general de todos los que han participado en debates acerca del arrebatamiento es que cuando más clara es la distinción entre la iglesia y la nación de Israel, más probable es que se sostenga una posición pretribulacionista. Las dos citas siguientes de un pretribulacionista y un postribulacionista  (Walvoord y Moo, respectivamente) afirman lo siguiente:

Si el termino iglesia incluye a los santos de todas las épocas, entonces es obvio que la iglesia atravesará la tribulación, puesto que todos concordamos en que habrá santos en aquel tiempo de angustia. Sin embargo, si el término se aplica sólo a cierta parte del cuerpo de los santos, particularmente, a los santos de esta disposición presente, entonces la posibilidad de la traslación de la iglesia antes de la tribulación es posible y aun probable.

Si se supone una separación radical entre Israel y la iglesia, existe una cierta presunción contra la posición postribulacionista, dado que sería inconsecuente que la iglesia estuviera implicada en un periodo de tiempo que, de acuerdo al Antiguo Testamento, tiene que ver con Israel.

Es evidente, pues, que la perspectiva que se tenga de la naturaleza de la iglesia e Israel juega un papel importante en la posición tomada acerca del arrebatamiento y la tribulación. Tener dos grupos distintos de pueblo de Dios da la idea de dos programas distintos. Lo que se aplica a un grupo podría no aplicarse a otro, y probablemente no se aplica. Si la iglesia es distinta de Israel, probable que el programa de Dios para Israel no implique a la iglesia. Esto no quiere decir que existan similitudes o que no haya concordancia en algunos lugares, sino que no son lo mismo. La similitud y el parecido no son ideas equivalentes.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anteriorGénesis 29:7-18
Artículo siguiente¡Quema tus naves!