14 grandes promesas de la Biblia

1508
  1. Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Mateo 11:28.
  2. Confía en Jehová, y haz el bien; y habitaras en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate así mismo en Jehová, y él concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:3-4.
  3. Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
  4. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:8.
  5. Y Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Efesios 3:20.
  6. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Apocalipsis 3:11.
  7. Y yo os digo: Pedid, si os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca halla; y el que llama, se le abrirá. Lucas 11:9-10

  1. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10.
  2. Él es quien perdona tus iniquidades, Él que sana todas tus dolencias, Él que te rescata del hoyo de tu vida, Él que te corona de favores y misericordias; Él que sacia de bien tu boca. de modo que te rejuvenezcas como el águila. Salmos 103:3-5.
  3. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Juan 5:24.
  4. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18.
  5. Si tú de mañana buscares a Dios, y rogaras al todopoderoso; si fueres limpio y recto, ciertamente luego se despertará por ti, y hará prospera la morada de tu justicia. Y aunque tu principio haya sido pequeño tu postrer estado será muy grande. Job: 5-7.
  6. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo los hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Juan 14:2-3.
  7. Enjugará Dios todo lagrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Apocalipsis 21:4.
Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anteriorPalabra de aliento
Artículo siguiente¡Examina tu vida!